Como siempre y más que nunca, cuidar al que cuida: no a la criminalización de quienes somos trabajadores esenciales

  • Imprimir

 

El Colegio de Médicos de la provincia de Santa Fe segunda circunscripción ratifica el compromiso con sus colegiadas y colegiados ante posibles situaciones de hostigamiento judicial que, de ocurrir, encontrarán nuestra respuesta inmediata; ya que agravarían aún más la situación de los equipos de salud, quienes a pesar de ser trabajadores esenciales padecen injustas condiciones laborales, especialmente en lo que atañe a honorarios y provisión de equipos de protección profesional.

Si bien ya hemos dado cuenta públicamente de nuestro malestar por lo ocurrido en otras ciudades del país, no nos hemos quedado de brazos cruzados y ya hemos manifestado formalmente nuestra preocupación, ante posibles réplicas de esos sucesos en el ámbito local a los titulares de la Corte Suprema provincial, del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial santafesino, y del Colegio de Abogados de Rosario; y ya hemos recibido la respuesta de esta última institución, que nos manifiesta “el total apoyo y acompañamiento” a nuestros planteos.

Asimismo, les recordamos a las médicas y a los médicos, que el Colegio cuenta con herramientas institucionales como su asesoría Jurídica y el Pro.A.Pro. (Programa de Ayuda Profesional para colegas que requieren asistencia relacionada con salud metal, adicciones, violencia laboral) para abordar posibles situaciones que afecten sus derechos, el ejercicio profesional y su calidad de vida.

En ese sentido, las expresiones de quejas de integrantes de equipos de salud expresan un creciente malestar por una situación que se va agravando, por la que el Colegio de Médicos viene reclamando desde hace tiempo, y que –en otros contextos– se ha expresado a través de campañas públicas (campaña publicitaria del “No a la Violencia a los equipos de salud”) en distintas manifestaciones de violencia contra médicas y médicos, o en el ensañamiento judicial por presuntos casos de mala praxis.

Frente a toda esta situación, nuestra entidad ha tenido una actitud coherente y solidaria y, especialmente, de propuestas para revertirla, que incluye un proyecto de reforma del Código de Faltas provincial, llevado a la Legislatura santafesina hace más de dos años.

Hoy, resulta injusto e intolerable que quienes desempeñan una tarea fundamental en la lucha contra la pandemia y la preservación de la salud de la población sean víctimas de hostigamientos y maltratos. Por eso, decimos no a la criminalización de quienes somos trabajadores esenciales.